SISTEMAS DE FLUJO BAJO

Estos sistemas suministran oxígeno puro (100%) a un flujo menor que el flujo inspiratorio del paciente. El oxígeno administrado se mezcla con el aire inspirado y, como resultado, se obtiene una concentración de oxígeno inhalado (FiO2) variable, alta o baja, dependiendo del dispositivo utilizado y del volumen de aire inspirado por el paciente. Es el sistema de elección si la frecuencia respiratoria es menor de 25 respiraciones por minuto y el patrón respiratorio es estable, de lo contrario, el sistema de elección es un dispositivo de alto flujo.

 

CÁNULA NASAL

Puede suministrar una FiO2 de 0,24-0,40 (24%-40%) de oxígeno a un flujo de hasta 6 litros por minuto en adultos (dependiendo del patrón ventilatorio). En recién nacidos y en niños el flujo se debe limitar a máximo 2 litros/minuto. Los consensos sobre oxigenoterapia establecen que el oxígeno suministrado a los adultos por cánula nasal con cantidades de flujo menor o igual a 4 litros por minuto no necesita

ser humidificado; sin embargo, es común observar en servicios de urgencias y hospitalización la utilización de humidificación. Si la institución establece por protocolo la humidificación de todos los gases inhalados, asimismo, debe establecer los mecanismos de seguimiento, manejo y cambio de las soluciones de humidificación utilizadas con el fin de evitar contaminación. No se aconseja la utilización de cánula cuando son necesarios flujos superiores a 6 litros por minuto, debido a que el flujo rápido de oxígeno ocasiona resequedad e irritación de las fosas nasales y no aumenta la concentración del oxígeno inspirado.

 

MÁSCARA DE OXÍGENO SIMPLE

Puede suministrar una FiO2 de 0,35-0,50(35%-50%) de oxígeno con flujos de 5-10 litros por minuto. Es necesario mantener un flujo mínimo de 5 litros por minuto con el fin de evitar la reinhalación de CO2 secundario al acúmulo de aire espirado en la máscara. Se deben tomar precauciones cuando se utiliza una máscara simple, pues, su empleo a largo plazo puede ocasionar irritación en la piel y úlceras de presión. Durante el periodo de alimentación el paciente debe utilizar cánula de oxígeno para evitar hipoxemia.

 

MÁSCARA DE REINHALACIÓN PARCIAL

(MÁSCARA CON RESERVORIO)

Es una máscara simple con una bolsa o reservorio en su extremo inferior; el flujo de

oxígeno debe ser siempre suficiente para mantener la bolsa inflada. A un flujo de 6 a 10 litros por minuto puede aportar una FiO2 de 0,4-0,7 (40%-70%). Las máscaras de no reinhalación de oxígeno son similares a las máscaras de reinhalación parcial, excepto, por la presencia de una válvula unidireccional entre la bolsa y la máscara que evita que el aire espirado retorne a la bolsa. Las máscaras de no reinhalación deben tener un flujo mínimo de 10 litros por minuto y aportan una FiO2 de

0,6-0,8 (60%-80%).

 

MASCARA DE NO REINHALACIÓN

La máscara con reservorio tiene parecido con la máscara de reinhalación parcial. La diferencia recae en la adición de una válvula de una sola vía entre la bolsa y la mascara y además la adición de válvulas a los lados de la mascara.     Se utiliza con un flujo: 10 lt/min para suministrar una FiO2: 90%- 100%. Es aconsejable el uso de este dispositivo por un breve lapso.

Indicaciones:

Este dispositivo es utilizado en pacientes en periodo crítico. Hipoxia grave. Precauciones: el O2 administrado por este método puede eliminar la respiración provocando con ello señales y síntomas de intoxicación por O2.